El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos...

viernes, 26 de diciembre de 2008

Nuestro interés por el tiempo y la eternidad es parte de la esencia humana, un tema muy tratado por todas las culturas y civilizaciones y que tiene una relación directa con la vida (la presencia) y la muerte (la ausencia). Así, el arte visual nace del deseo del hombre por perdurar su vida aún después de su muerte; las imágenes tienen su origen, según Regis Debray, en "el triunfo de la vida conseguido sobre la muerte y merecido por ella". Asimismo, los hechos suceden en un tiempo y en un espacio. El mismo autor nos habla de la fascinación que nos generan nuestras herramientas para domesticar el espacio, como por ejemplo internet, que nos permite estar acá y allá al mismo tiempo, anulando las distancias. En cambio, las instituciones (la lengua, la escuela, la iglesia, etc.), encargadas de domesticar el tiempo nos aburren, seguimos esperando la píldora para aprender el español o el ruso, nos fastidia la más mínima demora. La transmisión solo es posible por medio de rituales, que recomponen al mito fundador siglos después, trayéndonos a la actualidad la cuaresma o la Eucaristía... este también es un ritual, solo que mas privado o familiar. La flecha del tiempo que nos atraviesa a todos es reflejada en esta colección de fotografías familiares de los Goldberg, una familia porteña que todos los 17 de junio de cada año, se toman fotografías, inmortalizando sus rostros, intentando capturar un momento efímero para siempre. En la secuencia temporal se aprecia los cambios sufridos en sus caras, no solo por las arrugas que se evidencian o el pelo que se hace más escaso o más abundante, sino también en sus expresiones, en las miradas cansadas de los padres y también en los ojitos de los chicos: es notable como van perdiendo su brillo y con él, su inocencia.

































Vía Did U Hear That?

2 comentarios:

Eric dijo...

Me había pasado este post.
Impresionantes las fotos.
Le doy el scroll con el mouse, hacia arriba o hacia abajo, y me siento Dios.
El tiempo es algo terrible, che.

Alternatyka dijo...

Yo más bien me siento Highlander, porque no me veo en esa secuencia... Terrible e inevitable

 
alternatyka - by Templates para novo blogger