Descubriendo a Chaplin

sábado, 16 de agosto de 2008

Sábado a la tarde junto a la patética grilla de programación del cable. Nunca hay nada para ver, pero los fines de semana son terribles. De casualidad me encuentro en el Europaeuropa con una de las más famosas películas de Chaplin, El gran Dictador (1940), genial parodia de Hitler y demás engendros con complejo de superioridad de la misma calaña. Anteriormente había visto Tiempos Modernos (1936), también en el mismo canal y quedé maravillada con la visión de este hombre, que realiza una dura crítica social, camuflada con un tipo de humor universal, para que no duela tanto. Lo más triste es que sus denuncias acerca de la injusticia y la marginación de la sociedad moderna siguen teniendo vigencia hoy en el siglo XXI. Lo maravilloso fue para mí descubrirlo, es poco usual ver una de sus películas en la tele ¡el tipo fue actor, productor, director, escritor y compositor de sus películas! Un genio como pocos, con las ideas claras y un talento admirable. Lo que sigue es el discurso final del barbero a quien, al ser confundido con el dictador Adenoid Hynkel, le piden que hable ante el nuevo pueblo conquistado. Un verdadero canto a la paz y a la fraternidad.


2 comentarios:

Eric G. dijo...

Chaplin es genial. Si tenés por ahí Luces de la ciudad, mirala. Es mi preferida.

Alternatyka dijo...

Joya, gracias x la recomendacion, espero q la pasen x tv...

 
alternatyka - by Templates para novo blogger